Alicia Romay vivió en Tenerife durante dos años en y yo tuve la suerte de conocerla y disfrutarla en más de una ocasión. Lo suficiente para convertirnos en amigas. Alicia es una mujer inquieta, de origen mejicano, llena de la simpatía que ofrece la apertura de mente y curiosidad por conocer personas y lugares. Su profesión, el periodismo, la lleva a querer saber, y amablemente, dirige sus conversaciones hacia la comodidad que ofrece la gente transparente.

En la actualidad Alicia está viviendo en Roma, y siguiendo la actividad de el vaticano. Le ha tocado esta misión en una atractiva etapa, con el papado del papa Francisco marcado por grandes cambios muy interesantes de seguir.

Sobre el coronavirus Alicia reflexiona desde lo personal: “Muchas parejas se han reencontrado, amigos que llevaban tiempo si decirse ni hola han vuelto a tener contacto. El confinamiento y el silencio, nos ayuda a reflexionar sobre los valores reales de la vida y de lo maravilloso que es estar vivos.” Y me siento identificada con el reencuentro de los amigos con el ejemplo mismo de Red de Visiones…

“La iniciativa de Lola Rodríguez Azero para dejar escuchar diferentes voces desde diferentes puntos del planeta y con diferentes visiones, me parece muy acertada. Considero que, uniendo opiniones diversas, podremos entre todos crear este mundo nuevo. Seguro que lo haremos.”

Alicia Romay
www.aliciaromay.com

Red de Visiones, una vez más, tiene la suerte de que sus colaboradores comparten antes de preguntar, y mi amiga Alicia Romay, tampoco ha dudado un segundo en apuntarse a contarnos cómo lo ha vivido y su visión sobre el COVID desde Roma, y El Vaticano.

Viajemos con Alicia, a uno de los países más castigados por el Coronavirus.


"Vivir confinada desde hace dos meses en Roma me ha aportado muchísimo. Es una pena que el precio de esta pandemia sea la perdida de tantas vidas, de tantos empleos y de ser la causante de una situación económica que ya veremos como la resolvemos entre todos.

Italia ha sido el primer país infectado en Europa. Los avisos llegaron desde principios de año pero nadie se creyó que esto era real.

Desde mi punto de vista el gobierno de Conte en Italia va resolviendo esta insólita situación bien. Es fácil calificar a los gobiernos de sus decisiones, pero ante un enemigo invisible y desconocido como es coronavirus ¿quién podía tomar decisiones firmes y precisas con cero fallos? A Italia le ha tocado jugar un papel importantísimo de cara al mundo. Hemos seguido muchos pasos que vimos en China adaptándolos a este país. El sufrimiento causado por el aislamiento familiar y social dejará mucha huella. Italia es un país que su cultura ancestral es compartir cada día de la vida momentos con la familia. Muchas de ellas viven muy cerca y sin embargo no han podido volver a comer una pasta juntos. Esto no lo olvidarán.

Desde el primer momento que se decretó el estado de emergencia en Italia, en el Vaticano se notó inmediatamente. Lo primero y muy impactante, fue ver desiertos, los espacios cercanos a la Santa Sede. Desde la Vía de la Conciliazione hasta la plaza de San Pedro y el camino hacia los Museos Vaticanos que son por lo general, el termómetro de esta zona en Roma, la sensación era verdaderamente desoladora, era una mezcla de miedo e incertidumbre.

Esta imagen la tomé el miércoles 11 de Marzo, a la hora que el Papa ofrece u ofrecía, cada semana la Audiencia General y que congrega como mínimo a 20.000 fieles. Esa mañana fue la primera de muchas que continúan siendo días sin nadie."

plaza san pedro vacia

"Otro suceso inédito, fue que, por primera vez, se ha empezado a trasmitir en directo, la misa matinal del Papa desde su Casa de Santa Marta. Esta misa era la única que el Santo Padre celebraba sin fieles, sólo le acompañan algunos sacerdotes y religiosas y personas cercanas al Papa. Desde la llegada del Covid - 19 en el diario La Razón, emitimos todos los días a las 7.00 en directo la misa, además de la emisión que ahora está en abierto por Vatican News.

Desde la llegada de la pandemia, el día a día cambió radicalmente en lo que se refiere a lo rutinario, ya no pudimos ir a trabajar a la oficina de prensa en la Vía de la Conciliazione y la información por varios días se congeló. Fue un periodo que duró un par de semanas que jamás se había vivido. La actividad del Dicasterio de la Comunicación de la Santa Sede nunca para. Esta vez se notaba que algo estaba sucediendo. En días no recibimos ni un comunicado de prensa.

La Pascua estaba por llegar. Todas las celebraciones de Semana Santa se adaptaron a la situación de emergencia y vivimos momentos inéditos como ver pasear al Papa por la Vía del Corso camino a la Iglesia de San Marcello. El Cristo milagroso que ayudó durante la peste en Roma. Ese Crucifijo milagroso, fue transportado hasta la Basílica De San Pedro y presidió la plegaria del Santo Padre que conmovió al mundo entero, dejando unas imágenes demoledoras y dramáticas que mostraban claramente lo que se estaba viniendo encima.

papa misa soledad 2

La plegaria del Papa del día 27 de Marzo desde la Cátedra de la Plaza de San Pedro desierta y empapada de una lluvia constante, ha sido de los mejores mensajes que se ha escuchado por el momento de líderes mundiales durante esta terrible crisis.

Este es sólo el comienzo de este mensaje inolvidable pronunciado por Francisco el 27 de Marzo:

Al atardecer» (Mc 4,35). Así́ comienza el Evangelio que hemos escuchado. Desde hace algunas semanas parece que todo se ha oscurecido. Densas tinieblas han cubierto nuestras plazas, calles y ciudades; se fueron adueñando de nuestras vidas llenando todo de un silencio que ensordece y un vacío desolador que paraliza todo a su paso: se palpita en el aire, se siente en los gestos, lo dicen las miradas. Nos encontramos asustados y perdidos. Al igual que a los discípulos del Evangelio, nos sorprendió́ una tormenta inesperada y furiosa. Nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados; pero, al mismo tiempo, importantes y necesarios, todos llamados a remar juntos, todos necesitados de confortarnos mutuamente. En esta barca, estamos todos. Como esos discípulos, que hablan con una única voz y con angustia dicen: “perecemos” (cf. v. 38), también nosotros descubrimos que no podemos seguir cada uno por nuestra cuenta, sino solo juntos.

A partir de estos impresionantes momentos, todo se ha ido adaptando a la nueva situación.

Es como haber dejado atrás un tipo de vida. Cada día, a pesar del encierro en el que estamos, es vivir algo nuevo.

Nuevas reglas, nuevos sistemas, nuevas normas para seguir caminando, pero aún no se sabe con claridad cómo será esta nueva era.

 

Qué es SmartLinking

Es tu opción innovadora para adquirir conocimiento experto personalizado en torno al turismo la innovación y el emprendimiento.

Pagos y Seguridad

logos pagos seguridad

Con el apoyo de

logo 2x2 con texto feder
Proyecto subvencionado por la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información