"Me he preguntado mucho sobre cómo cambiará el mundo, pienso que esto no sucederá inmediatamente después del corona virus. Creo que nuestra generación no será capaz de cambiar sus hábitos. Tan pronto como se anunció que íbamos a ser confinados, ha habido escasez de algunos productos. Todos quieren que las cosas cambien, pero sólo muy pocos van a ser capaces de lograr esos cambios en sus propias vidas.

Será la mentalidad de los más jóvenes lo que logrará que se cambie dentro de algún tiempo. Esta situación del coronavirus está siendo una llamada a la acción para cambiar nuestros comportamientos y poner el foco en lo esencial. Esta joven generación es más consciente que la nuestra sobre la necesidad de un cambio, y sobretodo relacionado con el cambio climático porque ellos ya eran conscientes antes del confinamiento.

Esta experiencia está siendo algo nuevo para todos. En mi caso, soy de los afortunados que tiene una casa con jardín, y que estoy confinado con mi familia y puedo, incluso, llevar verduras a mis padres. Algunas veces salgo a mi oficina para trabajar y esto es una suerte.

El sentimiento en el país es muy especial, en Francia llevamos confinados desde hace 5 semanas y durará hasta el 11 de mayo. Todo está cerrado menos la alimentación. No se puede salir sin un salvoconducto y las normas son muy estrictas. Las únicas salidas permitidas son para comprar comida, o para hacer deporte durante una hora y a un máximo de un km de distancia de tu casa o para ayudar a personas mayores o vulnerables.

La mayoría está teletrabajando y todos estamos deseando que esto pase para reencontarnos después de estos duros momentos."


Con mis 23 años y terminando la carrera de derecho, aproveché una gran oportunidad y me fui de Erasmus a Holanda. Allá en 1993 sonaba a una gran aventura, hoy, si no se trata de un vuelo de más de 8 horas la cosa es de andar por casa.

Vivir en Zandvoort y estudiar en Haarlem Business School fue una experiencia vital increíble, sólo 4 meses, pero ¡qué 4 meses!

Frío, nieve en la playa, culturas variadas y muy interesantes y un vibrante Ámsterdam que me enseño grandes cosas para recordar… en este ambiente conocí a Sebastian Perrochon. Seb es un francés, parisino, jovial, charment como sólo sabe ser un francés, curioso y afable. Es de esas personas que a uno le gustaría tener más cerca.

Con el tiempo he sabido que Seb se ha convertido en un emprendedor y tiene una empresa que produce y vende un caviar único… ¡muy propio de Seb de siempre supo valorar las cosas buenas de la vida!

En estos días me he preguntado muchas veces cómo estaría viviendo de la mano de Macron este confinamiento, así es que; aquí nos lo cuenta él… ¡bienvenido Seb a la Red Global de Visiones de SmartLinking!

 

Qué es SmartLinking

Es tu opción innovadora para adquirir conocimiento experto personalizado en torno al turismo la innovación y el emprendimiento.

Pagos y Seguridad

logos pagos seguridad

Con el apoyo de

logo 2x2 con texto feder
Proyecto subvencionado por la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información