"Desde Holanda estoy viviendo la pandemia del coronavirus, a fecha del 15 de abril, con un sentimiento mixto entre tranquilidad en lo local, laboral y familiar cercano, y una gran preocupación a escala global por el terremoto económico y social que está ocasionando. Y una división política y amenaza democrática sin precedentes. Llevo trabajando desde casa desde hace un mes y tengo suerte porque siendo profesora universitaria, aun con cierto estrés inicial por la adaptación al entorno digital 100%, me relaciono a diario con compañeros y estudiantes por diferentes medios online. Así que puedo seguir con mi actividad laboral docente e investigadora y seguir acompañando a jóvenes adultos en sus procesos de aprendizaje ¡cosa que me chifla!

Afortunadamente no tengo niños pequeños en casa, ya que mi hijo estudia su 3º año universitario y mi hija, con quien convivo, está en su año final de bachillerato internacional. Pero mucho respeto por los padres de niños más jóvenes y por nuestros mayores, porque el confinamiento y la distancia social está teniendo un coste social elevado, como siempre más para unxs que para otrxs. Procuro además centrarme en lo cercano, inmediato y local porque ahí puedo ejercer cierta influencia y mejorar la vida de mis estudiantes, vecinos y familiares. Y he llevado mi particular campaña en Twitter en contra de la posición poco solidaria de Holanda en el debate europeo por el rescate a los países más afectados por la crisis, que me ha avergonzado mucho.

Ahora han cambiado de posición, seguramente no por mi activismo digital, pero al menos es algo que ha estado en mis manos hacer: expresar públicamente que no me siento representada por el ministro holandés de Finanzas con su actitud déspota insolidaria. Luego, en lo global, por mucha frustración que pueda sentir por la estupidez galopante de líderes de economías mundiales como las EEUU, no siento que tenga mucho control sobre nada… Pero sí estoy alarmada por el auge de la extrema derecha en el mundo y en España en particular, porque sus teorías conspiratorias seudocientíficas y falta de rigor en la información que evidencia constituye una amenaza democrática de primer orden. 

Cuando toda esta crisis pase, creo que en los países más afectados va a haber una resonancia tremenda en lo económico, lo social y político, lo que a su vez va a polarizar aún más el panorama político en todo Europa y resto el mundo. Algo de esto se puede ver ya en EEUU que tiene la desgracia de tener un presidente imprudente e infantil, con consecuencias peligrosas para la democracia por la influencia que tiene al tener la Administración a su servicio particular. Y por incomprensible que su falta de escrúpulos y prudencia me parezca, ojalá la ciudadanía se lo paga como se merece en las próximas elecciones. Pero algo similar observo en España con las actitudes y reacciones cada vez más violentas de la extrema derecha ante las decisiones (acertadas o no) del gobierno. Es la falta de diálogo y la intención de querer entenderse y salir juntos de esta crisis lo que me parece más cañino.

No es sencillo saber qué se podría haber hecho diferentes, porque cada situación es distinta según el contexto regional, político y económico. A la vez es un ejercicio fácil porque ya se sabe (algo de) lo que se hizo mal así que no tiene mucho sentido. Pero más vamos a saber en un futuro próximo cuando se investigue más sobre el virus y su evolución, y los efectos de las medidas de los distintos sitios. Y eso es lo que quizás más me interesa de todo esto: aprender y entender las consecuencias de esta crisis tan grave."

Madelon van Oostrom, @madelonvan en Twitter
Socióloga y madre de Julián de 21 años y de Silvia de 18 años
Docente, investigadora y coach en Hanze University of Applied Sciences


Hace ya unos 10 años que me encontré en mi camino profesional con una joven Holandesa de extraño nombre trabajando en un proyecto conjunto con mi empresa y la Cámara de Comercio de Tenerife. Desde entonces, los proyectos y debates no han cesado con Madelon. Una mujer inquieta que persiguiendo sus sueños aterrizó en Tenerife y de vuelta ha aterrizado ahora en Groninghen. Su formación en sociología obliga a Madelon a analizar todo con una lente detallista y una curiosidad intrínseca de conocer el porqué de las cosas. De ahí que nuestras conversaciones se convierten en interminables gracias a la riqueza de los debates de ideas diferentes y llenas de contenido.

Con seguridad y vehemencia, Madelon nos comparte sus ideas, preocupaciones y sus vivencias desde los Países Bajos

 

Qué es SmartLinking

Es tu opción innovadora para adquirir conocimiento experto personalizado en torno al turismo la innovación y el emprendimiento.

Pagos y Seguridad

logos pagos seguridad

Con el apoyo de

logo 2x2 con texto feder
Proyecto subvencionado por la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información